Juan José Domenech invierte en estero de Jaltepeque

La fundación de Juan José Domenech y el Fondo para la Iniciativa de las Américas (FIAES) invirtieron en la conservación de la tortuga marina en humedales de la costa salvadoreñas. Para ello depositaron 40 módulos de arrecifes artificiales en el estero de Jaltepeque, considerado un área protegida y sitio de Ramsar, según el convenio de protección medioambiental al que pertenece El Salvador y que da un reconocimiento internacional que se otorga a los humedales. El objetivo de la actividad es promover la recuperación y reproducción la fauna marina que habita en los manglares. A este compromiso se unieron los pescadores, quienes aseguran que la pesca debe ser responsable, ya que del equilibrio depende su fuente de ingresos. Cada módulo tiene un peso aproximado de 360 libras y miden 60 centímetros cuadrados, están diseñados para que sirvan de protección y refugio a diversas especies de flora y fauna marina. Además, se consideran una fuente de alimentación del macrobentos y microbentos de la zona (especies microscópicas de las que se alimentan otras especies). Arrecife, fuente de vida Los arrecifes artificiales permiten que se reproduzcan de otras especies, las cuales son fuente de alimento para la fauna marina y también para las personas que se dedican a la pesca artesanal. Con la colocación estratégica de los arrecifes artificiales, la Fundación de Juan José Domenech como FIAES, buscan crear un edén para aquellas especies en peligro de extinción. Además del hundimiento de los arrecifes artificiales, la fundación Domenech tiene el acompañamiento financiero de FIAES para darle continuidad a los programas de incubación de huevos de tortugas marinas, de educación ambiental y capacitaciones en pesca responsable.